“Santiago te espera, encamínate”
Año Santo Compostela 2010


Para ganar el Jubileo no es necesario hacer el Camino de Santiago.

Para alcanzar la indulgencia plenaria del Jubileo es necesario, además de rechazar todo afecto al pecado incluso venial:

I) Visitar la Catedral de Santiago donde se guarda la Tumba de Santiago el Mayor.

II) Rezar alguna oración (al menos, el Credo, el Padrenuestro...) y pedir por las intenciones del Papa. Se recomienda asistir a la Santa Misa.

III) Recibir los sacramentos de la Penitencia (puede ser unos días antes o después) y de la Comunión. Estos dos sacramentos realizan la conversión y el compromiso de amor con Jesús y nuestros hermanos. Ésta es la herencia de Santiago.

Notas:
1. Tanto la confesión como la comunión pueden anticiparse o posponerse quince días a la visita a la Catedral. Una misma confesión sirve para ganar varias indulgencias. Para cada una de las indulgencias hay que recibir la comunión.

2. Con estas condiciones, la Iglesia quiere suscitar en los peregrinos dos actitudes fundamentales de la vida cristiana:

     a) La conversión o cambio de vida. A esto conducen los actos penitenciales y el sacramento de la Reconciliación;

     b) La expresión de Fe. Esto se hace con la visita a la Catedral del Apóstol Santiago.

3. En la visita a la Catedral no es necesario hacer otra cosa que las ya indicadas: por tradición se pueden realizar otras costumbres como dar un abrazo a la imagen del Apóstol Santiago, visitar el Sepulcro, entrar por la Puerta Santa, etc.